El anti-ídolo. Ensayo y crítica sobre los ídolos contemporáneos.

Creado: 31/1/2012 | Modificado: 8/4/2014 1716 visitas | Ver todas Añadir comentario



 

Ídolos. Héroes por el esfuerzo, la superación.

El volumen de esfuerzo consagrado en torno a una disciplina determinada también se antoja un criterio discutible a la hora de analizar el éxito de uno de nuestros príncipes valientes. Si tomamos ejemplos de deportes minoritarios, tenemos a nadadoras de natación sincronizada o atletas de gimnasia rítmica o deportiva que entrenan larga y duramente (incluso 8 horas al día) y no por ello obtienen mayores ingresos o notoriedad pública que otros que cuya jornada laboral es menos sacrificada. Por ejemplo, muchos otros privilegiados como futbolistas o baloncestistas, etc, dudo suden la camiseta más de 30 horas semanales. ¿No se les debería considerar más bien niños mimados antes que héroes por el esfuerzo? Además, al menos en el caso de los deportistas, estos necesitan reposar largas horas para alcanzar un rendimiento atlético óptimo. Roger Federer, considerado por muchos expertos como el mejor tenista de todos los tiempos, afirmaba en una entrevista reciente: “Si no duermo 11 ó 12 horas por día, no está bien, me lastimo. Cuando las mellizas lloran y estoy en un torneo, me pongo los tapones para los oídos y vuelvo a dormir”. Más que un caso único se acerca al recogimiento onírico medio. Messi es otro fenómeno que afirma que "después de jugar al fútbol lo que más me gusta es dormir". Seamos serios, estos personajes de cuento, estos bellos durmientes, de talento innato privilegiado desde luego no se matan a trabajar. Afortunado lo son un rato, eso sí.

Si quieren héroes por el esfuerzo o la dedicación, si quieren héroes por el hecho de afrontar sin queja un trabajo extremadamente duro o por jalonar su vida con un espíritu de ofrenda al esfuerzo y la superación digno de aplauso, incluso si quieren héroes por el valor de la actividad realizada, existen millones que trabajan más y más duramente que ellos y por un reconocimiento mucho menor e incluso por causas mucho más nobles. Reflexionen unos momentos y comprobarán que no miento. Si usted es madre trabajadora con un par de hijos, les gana seguro por goleada. Y no hablemos de otras profesiones como mineros, y etc. etc. Vean un excelente ejemplo en la sección de abajo:

SAM SULLIVAN

(1)
Cuando tenía solo 19 años, Sam Sullivan se rompió el cuello en un accidente de esquí. El accidente de ese fatídico día le paralizó del cuello para abajo y le confinó en una silla de ruedas para siempre para el resto de su vida. Durante los primeros dos años después del accidente, Sullivan vivió con sus padres; luego se trasladó a un centro de rehabilitación y dependió de la asistencia social. Cada año estaba más desanimado por el hecho de ser tetrapléjico, y por la vida en general. Siete año después del fatídico día, a la edad de 26 años, Sullivan se dio cuenta de que había perdido su juventud y estaba malgastando su vida. Sullivan se volvió aún más depresivo debido a que su vida no iba a mejorar, dado lo desesperado de su situación, o al menos eso pensaba. Llegado a ese punto, consideró la idea de acabar con todo (en otras palabras, ponerse una pistola en la sien y apretar el gatillo), en vez de seguir con su vida. De hecho, Sullivan acabó matándose. Bueno no, en el sentido literal sino “metafóricamente”. “De hecho pasé por todo el proceso mentalmente, incluso vi cómo ocurría, y después de hacerlo me dije a mí mismo: muy bien, acabo de matar a Sam y ¿ahora qué?” Imaginé cómo mi alma abandonaba mi cuerpo y el alma de otra persona ocupaba mi lugar. Ese día, Sullivan vio la increíble oportunidad que la vida le ofrecía, incluso para un tetrapléjico con un uso mínimo de sus manos. Se dio cuenta de que aún tenía su recurso más preciado, su cerebro creativo, y con él podía hacer que cada día fuera un regalo durante el resto de su vida. De hecho, Sullivan volvió a la vida ese día y asumió nuevos sueños con tal valor y entusiasmo que harían que la mayoría de nosotros nos avergonzáramos.

(2)He aquí algunos fragmentos de esta (nunca mejor dicho) gran persona:
• El alcalde Sullivan fue electo en Noviembre de 2005, ha ganado el mas alto honor otorgado por Canadá siendo investido como miembro de la Orden de Canadá por su trabajo comunitario a favor de personas con discapacidades significativas.
• Es miembro del comité que construye la Biblioteca Central de Vancouver.
• Es Vicepresidente del cuerpo metropolitano de Salud
• Ayudó a introducir la iniciativa canadiense de lugares públicos 100% libres de humo en Vancouver.
• Obtuvo su título de administrador de negocios de la Simon Fraser University y ha fundado algunas organizaciones no lucrativas que benefician a miles de personas con discapacidades significativas a través de Norte América incluyendo la Sociedad Tetra que recluta voluntarios con capacidades técnicas para desarrollar dispositivos que ayuden a las personas con alguna discapacidad.
• Fundó la Disabled Sailing Association que proporciona a las personas con limitaciones físicas la capacidad de navegar.
• Fue parte integral en la creación de bote Martin 16 que proporciona la oportunidad de navegar sin asistencia a las personas con alguna discapacidad.
• Co-inventor del TrailRider, un vehículo de una rueda que permite a personas con alguna discapacidad participar en excursiones y campamentos.
• Ha aparecido en la revistas Readers Digest y Maclean's Magazine por su trabajo comunitario.
• Entre otros ha ganado los premios Terry Fox por excelencia nacional y Peter F. Drucker a la innovación.
• En la clausura de los recientes juegos olímpicos de invierno en Italia, fue impresionante para mí ver como el alcalde de la ciudad de Vancouver, Canadá, Sam Sullivan, recibía el lábaro olímpico en representación de su ciudad, que será sede de los juegos en el 2010.

El currículum anterior le pertenece ¡a un señor tetrapléjico! La moraleja de esta historia adquiere tintes rotundos: "Si usted posee dos brazos y dos piernas con sus correspondientes manos y pies, debería sentirse afortunado. Si además posee un cerebro y una inteligencia normal ya tiene todo lo necesario para triunfar en la vida. No necesita más."

Después de conocer las extraordinaria capacidad de superación de Sam Sullivan (y tantos otros que se podrían añadir a esta sección y que me dejo en el tintero) , ¿de verdad se creen que los protagonistas de la pequeña pantalla le llegan a la suela del zapato? Yo creo que deberíamos dar más publicidad a los "pequeños" grandes héroes que tenemos cerca de nosotros y repartir un poco el pastel de la admiración, la benevolencia y los recursos.
Yo prefiero reconocerle los méritos a este tipo de arquetipos de persona... ¡aunque tenga que ir a buscarlos!
Lo peor es que hay muchos de ellos repartidos por el mundo pero nosotros... a nosotros sólo nos importa olisquear la zanahoria que nos pone el gañán de turno delante de los morros.

Fuentes:
(1) "Disfruta de la vida trabajando poco y a tu manera", Ernie J. Zelinski (p.223-p.224) (editorial Amat)
(2) http://vigilantesciudadanos.org/noticias/noticia.php?id=59&pagina_mostrar=noticias&categoria=1


Si quieren les detallo otro ejemplo. En mi caso, si nos retrotraemos unos veinte años en el tiempo y hacemos un pequeño análisis del esfuerzo u horas dedicadas al aprendizaje y así sumamos las horas lectivas universitarias, más el tiempo de preparación exámenes o prácticas en casa, el estudio de varios idiomas, la lectura de multitud de libros fuera del ámbito de la informática, a eso añadimos el tiempo dedicado a reflexionar sobre lo leído, el esfuerzo de plasmar las ideas aprendidas en un papel, las clases de artes marciales y otros deportes como las de danza, las horas de gimnasio, si a eso sumamos el trabajo para configurar las múltiples webs que tengo en funcionamiento incluyendo negocios online, apuesto a que muy pocos de estos exaltadas figuras dedicara no más, qué va, si no la mitad, de esfuerzo en una férrea autodisciplina de superación constante. Lo pongo seriamente en duda. Y por cierto, si contempláramos en la actualidad mi volumen de trabajo y aprendizaje, estos sigue siendo muy altos.

Mi objetivo vital nunca fue convertirme en el abanderado de una única disciplina. Derribaré esa sentencia funesta que esgrime: "Aprendiz de mucho, maestro de nada". Veremos con el tiempo si un vulgar aprendiz de muchas cosas no puede superar a los maestros fieles a una única doctrina. Revirtamos la frase: "Maestro de un solo arte, aprendiz (ignorante) de todas las demás", o lo que es lo mismo: "Quien mucho sabe de algo en realidad no sabe absolutamente nada."


No nos engañemos, los héroes cotidianos constituyen modelos sobresalientes de empuje y férrea voluntad pero no más que muchos otros individuos de menos lustre y reputación según los cánones vigentes y en general a la misma altura e incluso muy por debajo de millones de individuos que también se esmeran en superarse, pero no sólo en una actividad o un solo aspecto de la personalidad. Todo resulta más sencillo y menos fatigoso cuando concentras tu atención en un solo objetivo. Más todavía cuando todo el mundo parece apoyarte y te beneficias con la aportación de generosos recursos de patrocinadores.






Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos