Crítica a los ídolos contemporáneos. Parte III

Creado: 3/7/2012 | Modificado: 3/1/2013 1359 visitas | Ver todas Añadir comentario


150 puntos contra los ídolos contemporáneos

Resumen del Anti - ídolo

Después de reflexionar sobre los anteriores secciones podemos concluir de manera resumida con los siguientes puntos:

Esquema:

• Ídolos y la belleza exterior (frente a la belleza interior).
Esta dupla de términos "belleza interior" que deberían permanecer como una marca o axioma indeleble a defender para todo individuo calificado como homo sapiens por los siglos de los siglos, hoy en día suena pasada de moda o ridícula. El origen de la bondad, los valores morales y de los sentimientos más admirables procede del desarrollo de los valores del corazón. Sin embargo, la belleza exterior, así como el dinero y los eventos recreativos, rigen el mundo con vara de acero y la belleza interior no es más que un representante accesorio o secundario, un paria que pocos fieles seguidores dispone. Sinceramente, no dispongo de un disco duro con suficiente capacidad para albergar todos los efectos nocivos que se derivarían de extender esta sección. La exaltación de la belleza (imagen) exterior suplanta aquella más genuina y todo lo bueno que procede de ella. A gran escala provoca un tsunami con innumerables y perniciosos efectos colaterales.

• Ídolos y belleza exterior (2).
Los individuos-objeto aparecen adornando cada rincón o lugar de privilegio. Son un modelo a seguir con todas sus repercusiones. A los más guapos más puertas se les abren, especialmente si son mujeres. La juventud y la belleza física son ampliamente valoradas, a veces muy por encima de la inteligencia, la sabiduría, la experiencia o el saber hacer. La adquisición de una figura hermosa se vuelve un ritual obsesivo que afecta en mayor medida a gran parte de la población, en especial al género femenino. Un porcentaje muy significativo se ven como físicamente imperfectas y no logran aceptarse a sí mismas. La búsqueda del ideal físico atenta contra el interés por construir una imagen interior más saludable y poderosa. El efecto de esta tónica adquirida también resulta muy dañina ya que se construye la individualidad a partir de una sugerente apariencia no de la esencia (personalidad) o la imagen interior. Lo real se vuelve fatuo y lo objetual, lo perceptible a simple vista se torna un dogma. Estrés, anorexia, bulimia, vigorexia, trastornos de personalidad, egoísmos destructivos, personalidades volubles y agravio a cualidades procedentes del corazón, etc. son algunas de las repercusiones de este culto al cuerpo y a la identidad física.

• Ídolos y belleza exterior (3)
Hipnotizados por la necesidad de conseguir una imagen sugerente, encontramos a millones de individuos tan atractivos como faltos de coherencia en su modo de vivir la vida. Ataviados por una especie de invisible “traje del emperador” se muestran vacíos de ideales paseando por las calles sus perfumes sin esencia. Su corazón es tan pequeño como grande es su vanidad. De nuevo me pregunto, ¿ejemplos para quién?

• Héroes y la autocrítica.
En algunas profesiones y deportes donde protagonizan sus hazañas estos superhéroes, podemos comprobar cómo muchos achacan sus propios errores al árbitro o a las circunstancias, en una actitud polarizada por la falta de autocrítica. El caso más sangrante lo encontramos en acontecimientos deportivos. En efecto, de ocurrir una decisión arbitral que les perjudique no les duelen prendas en crucificar al débil (el juez) tantas veces como se obvian los errores de los propios componentes del equipo. Caso sangrante es del entrenador Mourinho, para muchos el mejor entrenador de la actualidad, personaje que no duda en lanzar puyas a todo aquel que se interponga en su camino (equipos rivales, árbitros, jueces de líneas, estamentos como la Uefa, etc) si contempla un mínimo de agravio en sus actuaciones. Lo peor es la actitud condescendiente del periodismo y los seguidores que permiten este tipo de barriobajeras actitudes. El espíritu deportivo se encuentra de capa caída, lo único que importa es la victoria: "¡ganar por lo civil o por lo criminal!".

• Héroes narcisistas.
Las consecuencias de ensalzar de manera desmedida a nuestros ídolos es que algunos se vuelven caprichosos, narcisistas, engreídos o simplemente holgazanes para encauzar su inteligencia física o emocional en actividades divergentes a su especialidad. A los "ídolos intocables" se les perdonarán actitudes desequilibradas, soeces, hedonistas, u otras poco éticas y degradantes puesto que su felicidad va ligada a la de sus millones de seguidores. Estos, tratarán de mantenerlos en pie, aunque sea perdonando todos sus deslices y mala praxis.

• Héroes por la alegría que transmiten.
Se dice de los ídolos que generan satisfacción, optimismo, alegría, etc. Es este un argumento muy discutible, ya que aparte de que estas sensaciones que aportan suelen ser etéreas, es decir se esfuman al cabo del tiempo, necesitan renovarse constantemente (ej: partidos de fútbol, conciertos, películas, humor, etc.)

• Héroes por la alegría que transmiten (2).
Si se tomara este argumento como plausible me temo que la propensión a tomar alcohol, el apego por las drogas, el amor por las armas o el acceso a sexo de pago (prostitución) deberían ser reverenciados como algunos de los mayores símbolos de nuestro tiempo. Corolario: no siempre que algún hábito, afición o personaje de consumo produzca satisfacción o arrastre a millones de seguidores significa que su defensa o seguimiento sea aconsejable especialmente si crea dependencia y resulta caro de adquirir. Puede acarrear efectos secundarios graves e incluso irreversibles.

• Héroes por la alegría que transmiten (3).
Curiosamente, sobre todo si hablamos de eventos deportivos, nuestros héroes aparte de reportar una teórica felicidad también son causantes de generar sentimientos tales como: tristeza, rabia, impotencia, enojo, envidia, agresividad, angustia, desánimo, amargura, sufrimiento, frustración, congoja, deseos de venganza, animadversión y mejor no sigo. Seguro que su cuerpo y su espíritu ha albergado más de una vez algunos (o muchos) de estos sentimientos dañosos. Especialmente si es usted un gran aficionado. Junten a béticos y sevillistas, pericos y culés o atléticos y merengues en un mismo estadio. Luego me lo cuentan.

• Héroes por la alegría que transmiten (4).
Una de las consecuencias más tristes y decepcionantes que arrojan los estudios sobre la felicidad en las sociedades capitalistas es que, a pesar de que nuestra esperanza de vida se ha alargado y además hemos alcanzado un superior grado de bienestar en relación a épocas pasadas, el ciudadano medio no muestra un mayor índice de satisfacción general. No sólo eso, sino que el número de casos de depresión y ansiedad ha aumentado de manera extraordinaria. En pocas palabras, nuestros ídolos y la mentalidad reinante no sólo no son generadores de una felicidad duradera si no más bien al contrario. El ideal primario de conseguir dinero y orientar nuestra vida a despreocuparnos de todo, a "pasárnoslo bien" y a consumir de manera irracional y caprichosa no sólo no ha incidido en un aumento de sentimiento de plenitud, optimismo y fe en el futuro si no que ha favorecido un proceso continuo de frustración procedente en buena medida por ese maldito y obsesivo ritual por superar al vecino en cuanto a posesión de riquezas materiales. La conclusión es clara: ni los objetos ni los manipuladores de objetos deberían atraer nuestra atención de forma tan desmedida, deberíamos relegarlos a aspectos secundarios en nuestra vida cotidiana. Conclusión: confundimos el camino que nos lleva hacia la Gran Felicidad y dudo que estos ídolos nos ilustren en encontrar un Nirvana que no se difumine al cabo de un rato.

• Héroes por su arrojo o valentía.
Los héroes cotidianos no fueron consagrados por desplegar un especial arrojo o valentía ya que su profesión pocas veces incluye ese requisito como seña destacable. Es más, en muchas ocasiones sus contratos llevan implícitas cláusulas que evitan que "se meta en líos" o realice actividades peligrosas para su integridad. En el caso de que sí demuestren tal asomo de gallardía (ej: actores realizando tomas arriesgadas, pilotos, etc.) sus acciones incorporan como genuina motivación el beneficio económico u otros objetivos triviales no la inspiración de verse involucrados en causas altruistas o defendiendo causas más nobles.

• Héroes por el valor inherente de sus acciones.
Nuestros héroes tampoco son reverenciados por el valor inherente de sus acciones o actuaciones dentro de un contexto ético global, es decir no se caracterizan por actuar contra aquellas epidemias que asolan las sociedades. Ej: no debería tenerse en la misma consideración meter una pelota en una cesta que luchar por la defensa de los derechos humanos, civiles o del trabajador. La primera práctica no permitirá una evolución positiva de la sociedad, la segunda obviamente sí. Ya saben cuál es más admirada por la mayoría de ciudadanos. Con enorme diferencia. ¿No recuerdan los vellocinos de oro de la época de Moisés? Pues intensifiquen aquellas imágenes hasta el infinito para equipararlas con las glamorosas celebridades en la actualidad. Aderecen luego las imágenes con el dolby surround. ¿Seguro que hemos evolucionado en los últimos dos mil años? ¿Quizás es que ahora somos en promedio dos mil veces más idólatras que en la época romana?

• Héroes por el valor inherente de sus acciones (2). Héroes de ficción.
Los héroes, si se dan cuenta, son valientes, campeones, y todo lo que ustedes quieran... dentro de un marco prefabricado o artificial como una pasarela, un plató o terreno de juego. Fuera de ellos, la gran mayoría, se comportan como personas normales y corrientes. Peor todavía, a muchos de ellos no hace falta más que escucharles un par de ratos para darse cuenta de que no alcanzan ni el nivel educativo del ciudadano medio. Dato este argumento, ¿no deberían ser considerados como héroes irreales, de ficción o de "mentirijillas" más que personajes a imitar?

• Héroes por el valor inherente de sus acciones (3)
Sus mayores convicciones parecen provenir de la ambición ganar títulos para sí mismos y obtener dinero. La ética se relega a un aspecto secundario, unas veces se toma accesorio, otras ni siquiera se considera salvo de forma marginal. Los ídolos deberían calificarse como los mercenarios de la gloria. La mayoría parece imponerse el hábito de desentenderse de temas de actualidad, para solazarse el día correteando tras una pelota, actuando, haciendo reír o cambiándose de ropa sin rubor. ¿No deberían calificarse esta manera de proceder como irresponsable, huidiza, cobarde, egoísta, infantil e inmaduras más que un patrón a reproducir? Pues no, pertenecen al club de los que más dinero ganan y puesto que el dinero se toma como medida de todas las cosas en una sociedad materialista, forman parte del grupo de personajes más influyentes de este planeta. Así nos va.

• Héroes por el valor inherente de sus acciones (4)
En resumen, que mientras que otros grandes hombres y mujeres lloran por no poder atajar o controlar acontecimientos que generan muerte, tristeza o algún menoscabo en la piel de miles de individuos, estos súper-elogiados divos se afligen, lloran, ríen y/o se desviven por conseguir triunfos de bajo nivel o se rebozan en el suelo tras la victoria en algún partido de pelota, la obtención de un título de hojalata o el incremento de ventas de un artículo de consumo. Peor aún, algunos se vanaglorian afirmando que "no quieren perder ni a las chapas" (o a la play station). ¿Hablamos de verdaderos héroes o de niños imberbes? Dicho esto, y leídos los anteriores puntos creo que deberíamos reflexionar con carácter de urgencia sobre a quién aplicamos la denominación de "ídolo", "héroe", "campeón" o "gran persona".

• Héroes por su capacidad de sacrificio.
Los ídolos no se caracterizan por demostrar mayor empeño o capacidad de sacrificio y superación que multitud de otros individuos menos célebres. Es más, el porcentaje de personas que trabaja con igual o más ahínco que muchos de nuestros divos es enorme. Posiblemente usted querido lector trabaje más duramente que algunos de los personajes a los que admira. Más de uno de estos ídolos me sé que se pasa 12 horas durmiendo. Quizás deberían admirarle ellos a usted. Y no lo digo en broma.

• Héroes por el esfuerzo y la dedicación.
Dicen que son ejemplos de esfuerzo y superación y aunque esto es una obviedad, fíjense que cualquier persona que dedique su talento a desarrollarse como técnico en varias especialidades (y no sólo en una) y adquiera el hábito de mantener un ocio activo y constructivo ya podría ridiculizar esta sentencia, por no mencionar a personas empleadas en duros trabajos (mineros, pescadores, madres solteras, etc). No les expongo mi caso particular para no reducir a escombros esta sección.

• Héroes por el esfuerzo y la dedicación (2).
En realidad, la defensa de este argumento resulta cuanto menos discutible ya que dentro de la escala de ídolos y héroes, hay algunos que dedican diez o doce horas diarias a su profesión y otros no más de la mitad y no existe una correlación entre el tipo de retribución económica o elogio social en función del número de horas trabajadas. Ej: las practicantes de natación sincronizada entrenan desde la más tierna infancia muchas más horas que la mayoría de deportistas de élite y no por ello obtienen más dinero o reconocimiento. Nuestros ídolos, por mucho que se les pueda aplicar la cualidad de "esforzados", no lo son más que muchas otras personas a las que se tiene en menor consideración.

• Héroes por el talento.
Cualquier “talento” se considera hoy en día como apreciable, ejemplos: ídolos de la telebasura, peloteros, cantantes como proyectos de marketing sin ápice de originalidad, mujeres con más presencia que inteligencia... y no sigo para no aburrirles. ¿Ustedes creen que las cualidades adscritas a los protagonistas de tales "empleos" deberían tomarse como valiosas y apreciables en tal planetaria magnitud? ¿No se presta este argumento a discusión? ¿A qué denominamos "talento" hoy en día? ¿Cuáles son las cualidades que más valoramos en otro ser humano?

• Héroes por la retribución devuelta.
Invertimos miles de horas de nuestro tiempo aplaudiéndoles o riéndoles las gracias. Eso aparte del dinero que entregamos para "financiarles". Todo ello para obtener unos cuantos momentos de diversión que en ocasiones (como en encuentros deportivos) se compensan con otros de tristeza. ¿No debería estimarse esta como una inversión ruinosa sobre todo si se tienen en cuenta esas presencias tan ampulosas y grandilocuentes? ¿No deberían ellos fomentar en nosotros un empuje a nuestro carácter, cultura y autoestima por cada momento que acudimos a "disfrutar" de su presencia? ¿Realmente valen el sueldo que se ganan? ¿Vale la pena prestarles tal descomunal atención? Mi opinión: no. O sí, sólo si se dosifican con moderación y no se espera de ellos más que pasar un rato entretenido sin mayores pretensiones.

• Héroes por la retribución devuelta (2).
Puesto que la mayoría de los que me leen se mantienen con un sueldo medio y llevan una existencia común y corriente, ¿no se les ocurre que sería al menos tan inteligente observar los comportamientos de sus semejantes en la misma situación y aprender de sus fortalezas para construir una existencia más intensa y satisfactoria? Hay gente que no es muy rico ni famoso pero disfruta de una calidad de vida envidiable. Averigüen cómo lo han logrado. De todos los seres humanos se puede extraer beneficiosas enseñanzas. Todos sin excepción poseemos cualidades destacables, otra cosa es que queramos desplegar nuestras alas. Sí es verdad que para hallar respuesta a muchos temas científicos o psicológicos deberán acudir a un experto o leerse un buen libro. Lo que sí queda claro es que contemplando a un rico de forma pasiva no va a contribuir a aumentar sus riquezas, ni esa mujer tan bella se va a materializar en su dormitorio por mucho que usted contemple su imagen durante horas. Por otra parte, dudo que un tipo que habita en una lujosa mansión les regale alguna útil reflexión sobre cómo ahorrar en el recibo de la luz o cómo prestarles una mejor educación a sus hijos. Corolario: ¡cuídense muy bien en elegir en qué espejos desean reflejarse! ¡Puede que acaben entregándoles su vida a cambio de unas míseras alegrías efímeras!

• Héroes y personalidad de los seguidores.
Dedicarse a contemplar las actuaciones de otros como pasivo espectador resulta una tarea en muchas ocasiones mucho más aburrida y menos gratificante que porfiar por obtener una formación integral de la personalidad que propicia un mayor protagonismo en todas las esferas de la vida y que incluye en el menú ingredientes tales: cultura general, magisterio en alguna especialidad, ejercicio físico, cultivo de las amistades, participación en tareas comunitarias, etc. En realidad, nuestros ídolos nos prefieren atados a un asiento, como seres sin iniciativa, carentes de espíritu crítico, ignorantes e incapaces de reflexionar con una mínima solvencia. De este modo, saben sin ápice de duda, que jamás discutiremos su reinado. Yo, por mi parte, les conmino a liberarse de su yugo y construir una existencia original y de aventura. No aniquilen al niño que seguro aun llevan dentro, ese que siente una infinita curiosidad por el mundo que le rodea. Yo jamás permitiría tamaña afrenta.

• Héroes y la felicidad (correlación).
Uno podría imaginar que el hecho de erigirse como un referente para millones de personas causa un sentimiento de profunda satisfacción. Sin embargo, hemos podido contemplar a lo largo de la historia miles de ídolos caídos por diversas causas: desavenencias conyugales, adicción al alcohol, drogas o medicamentos; síntomas profundos de depresión y ansiedad, alteraciones de personalidad, dificultades para asimilar el éxito, y un larguísimo, etc. Incluso suicidios. Los ídolos, como podría esperarse, no son más que tipos normales con algunos rasgos o aptitudes exacerbadas. No siempre, ni mucho menos, los considerados más exitosos son los que disfrutan de una mayor felicidad, al igual que resulta absurdo considerar al individuo más rico como el más dichoso. El ser humano es mucho más complejo. Lo que no hay duda es que este sentimiento de éxito, felicidad o autoestima proviene de una simbiosis entre el reconocimiento por los logros profesionales, un sentimiento de apego emocional a alguna causa trascendente, una buena salud, y unas relaciones sociales satisfactorias. Hablaríamos de un equilibrio entre amor, dinero y salud, además de una desarrollada capacidad para valorar lo que se tiene. Sí, valorar lo que uno tiene es un arte en el que muy poca gente (especialmente la que vive en el primer mundo) obtendría una nota superior al aprobado. Corolario: los dioses son humanos, lloran como todos nosotros y en multitud de casos ni siquiera muestran una mayor satisfacción vital.



Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos