Reglas y consejos para obtener la felicidad y el éxito

Creado: 22/3/2012 | Modificado: 27/10/2012 2555 visitas | Ver todas Añadir comentario



Reglas y consejos para obtener la felicidad y el éxito en la vida.
 

Es necesario valorar lo que uno tiene.
Una de las máximas universales denostadas por el individuo materialista. Revise cada día todo aquello que le ha sido concedido como un don y dé gracias por esa fortuna. Probablemente cientos de millones de personas cambiarían su situación por la suya en este momento. Exprese gratitud por todo lo que posee.

No desdeñe la frase “La salud es muy importante.”
Cuide su salud: nunca se sabe cuando puede faltarle un gramo de energía. Y para actuar se necesita vitalidad. Muévase, ejercítese, el deporte genera un caudal de vigor y es muy importante que usted disponga de un remanente de energía para afrontar los posibles retos que se pueden presentar en el futuro.

Escoja los modelos de comportamiento adecuados.
La elección errónea de modelos de comportamiento puede truncar sus posibilidades de éxito futuros. Elija modelos que le conviertan en mejor persona, que le ayuden a crecer en personalidad, que le aporten entusiasmo, vigor y optimismo. Aquellos insustanciales o los que sólo les produzcan diversión no le ayudarán a emanciparse como un individuo realizado y dueño de sí mismo. Recuerde siempre la diferencia entre un modelo de diversión y otro que le exija el enfrentamiento y superación de debilidades y defectos.

El éxito empieza en la mente. En querer ser exitoso. Uno acaba convirtiéndose en lo que cree que es. Además, lo que piense de usted de sí mismo se reflejará en los demás.
Los pensamientos modelan el futuro de los hombres y las relaciones con sus semejantes. 
Buda: “Todo lo que conocemos es consecuencia de lo que hemos pensado. La mente es todo. Nos convertiremos en lo que pensamos. ”
Marco Aurelio, ese sabio emperador y filósofo de la antigua Roma, nos dijo que nuestra vida es lo que de ella hacen nuestros pensamientos. Buena o mala. Desdichada o feliz. Triunfante o desesperada. ”Un sueño es un susurro del alma que nos pide que seamos aquello que vinimos a ser.
”El hombre se transforma gradualmente en todo lo que durante el día cree que es.”  

Ley de la atracción.
Según su personalidad, según la naturaleza de sus pensamientos, atraerá a gente (y a las circunstancias) del mismo talante. De este modo se conformará su destino.

Pensar y actuar de manera positiva.
No permita que los pensamientos negativos le paralicen. Ni que los miedos o fracasos le sometan. Busque siempre el lado positivo de las cosas. Actúe de manera positiva, piense de manera positiva, contemple el vaso medio lleno en vez de medio vacío. Traduzca los reveses en oportunidades. Valórelos como modo de desarrollar un carácter más fuerte.

Aprender de los errores y jamás deprimirse por ellos.
Debe considerar los fracasos y errores como un proceso natural en el camino hacia el éxito. No pierda demasiado tiempo lamentándose. Reflexione sobre lo acontecido. Extraiga conclusiones positivas. Aprenda de sus tropiezos.

El convencimiento y la concentración conducen al éxito. Las expectativas constituyen los horizontes de éxito.
Sus logros vienen delimitados por sus expectativas o aspiraciones. No se puede lograr más de lo que se aspira, salvo por accidente. Debe convencerse a sí mismo de que usted es el candidato idóneo para emprender la empresa con la que sueña.

Cuidar las relaciones personales. Sé generoso, amable y solidario.
Somos criaturas sociales. Entendernos con nuestros semejantes es primordial para alcanzar la felicidad. Amistad y amor en armonía. Compórtese de manera amable y solidaria con la gente. Ayude a otra gente que se encuentre en situación difícil. La solidaridad es un síntoma de excelente salud emocional y también uno de sus detonantes.

Reúnase con todo tipo de gente y aprenda de sus virtudes, también de su actitud.
Reúnase con todo tipo de gente, sobre todo con personas que puedan aportarle algo a su personalidad. Recuerde que si siempre se relaciona con personas con las que tiene afinidad, sus defectos y sus convicciones, tanto acertadas como erróneas, se perpetuarán. Tal actitud quizás sea esencial para progresar en un solo objetivo, pero no para desarrollarse en múltiples aspectos de las personalidad, en tal caso es preferible moverse en ambientes distintos y con gente de opiniones dispares. Recoja de cada uno lo que le parezca más atrayente e interesante. “Dime con quién te juntas y definiré tu personalidad futura.” Recoja las mejores virtudes de aquellas personas con las que entabla una relación. Trate de imitarlos en sus aspectos positivos o averigüe qué cualidades han contribuido a su éxito personal.

Aprenda de los caídos y desgraciados, del dolor de sus semejantes.
De compartir el dolor de los semejantes y de su actitud ante la vida se pueden derivar lecciones esenciales, entre otras, a minimizar nuestras pequeñas calamidades cotidianas y a valorar lo mucho o poco que tenemos.

Valore las críticas.
Sea obstinado en conseguir objetivos, pero si recibe críticas, trate de averiguar su origen. A veces, la gente nos ofrece unos consejos importantes y los desechamos por creer que “lo tenemos todo claro”. A veces una crítica constructiva puede resultar más beneficiosa que cien sinceros halagos.

Vivir como si fuera el último día. Considere la vida como un regalo, como un don.
Cada día es una nueva experiencia a ser vivida. Viva la vida con intensidad, como si el mañana no existiera. Estése atento a las señales que le ofrece la vida. Cada día se presenta como una oportunidad para ilusionarse, para motivarse.
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy
El mañana no existe, sólo existe el hoy.”  

Disfrute del presente, pero procure que sus proyectos actuales no perjudiquen a sus expectativas de futuro.
No hipoteque su futuro debido al hecho de querer disfrutar al máximo del presente. No actúe tampoco a la inversa. Debe vivir el momento actual procurando que sus acciones tengan una implicación positiva en el futuro. 

Reflexione sobre las consecuencias de sus actos.
Considere las posibles consecuencias de sus actos, tanto a corto como a largo plazo. No se deje llevar. Usted no es un corderito, usted es el pastor. Debe empezar a mandar, a tomar decisiones. 

Reflexione sobre lo acontecido durante el día.
Formúlese las preguntas adecuadas: ¿qué es lo que realmente desea?  Por eso es necesario momentos de reflexión, para analizar si el camino recorrido es el adecuado.
No se acueste sin “haber aprendido una cosa más”, y hágalo cuando se sienta cansado, ese es un indicador de que se ha esforzado durante el día. Planifique su vida.

Culturícese.
Procúrese todo tipo de libros, novelas, ensayos, poesía, biografías, autoayuda, etc. Preferiblemente los que tratan sobre problemas y  psicología humana pues estos aportan más respuestas que los que cuentan historias y no siempre estos son más entretenidos. Vea algunos ejemplos en la bibliografía de este blog.

No se esfuerce demasiado en cambiar la personalidad de la gente.
Obligar a la gente a cambiar de actitud suele ocasionar efectos contrarios al esperado. Si cree que puede ofrecer un buen consejo o servir de ayuda, préstese, pero pasarse años porfiando por resolver problemas ajenos es una forma de actuar que puede echar por la borda años de su vida. Construya una personalidad exitosa y extrovertida y no lo dude: le seguirán... y ni siquiera tendrá que esforzarse en convencerles.

Es preferible entretenerse aprendiendo, que entretenerse degradándose. Deseche las drogas.
Debe enfrentarse a sus problemas, a sus demonios y derribarlos. Plántele cara la vida. Comparta sus problemas y si es necesario busque ayuda profesional. Debemos sentirnos libres de conciencia para actuar con plena energía. Deseche las drogas y a ser posible el alcohol (a menos que sea en pequeñas dosis). Si usted desea ser independiente debe evitar por todos los medios todo aquello que le libere de la responsabilidad de tomar las riendas de su vida.

Debe siempre enfrentarse a las situaciones problemáticas. Y cuanto antes.
Huir de los problemas sólo provocará que estos se cronifiquen. Falacia muy repetida:  ”hacer las mismas cosas del mismo modo con la esperanza de obtener resultados diferentes”

Tómese la vida y los problemas con humor.
Recuerde que (casi) nada puede ser considerado tan catastrófico como para no encontrar una solución o hallar un aspecto positivo. Como dice el refrán: "al mal tiempo buena cara."

Es necesario aprender a ver belleza de dónde no la hay. La verdadera belleza reside en nuestro interior.
Los valores que proceden de la belleza interior son los que permiten que la humanidad no se haya extinguido y que viva en un clima de paz y prosperidad. No los minusvalore o sufrirá las consecuencias o se las hará sufrir a los demás. La belleza exterior es un maravilloso adorno, pero aunque inspirador sigue siendo un mero atavío. La sociedad que no se construya sobre sólidos pilares morales sufrirá frecuentemente azotes de la injusticia, del dolor y del despotismo.

Somos felices en la medida en que emprendemos proyectos, pues son las ilusiones son las que nos mueven.
“Dame un ideal por el que luchar y nunca me sentiré perdido ni solo ni desesperanzado”. "Aquel que tiene un ideal por el que luchar podrá soportar casi cualquier desventura y azote del destino."

Sea siempre actor antes que espectador (protagonista antes que personaje secundario).
Usted debe ser el protagonista de su vida, no los demás. Entre contemplar a los demás cómo desempeñan su labor y actuar usted, elija siempre la segunda opción. Ej: la televisión es un medio excelente para convertirse en un espectador pasivo y atolondrado.
Más vale un fracaso marcado por su propio sello que una victoria ajena. Nada enseña más que el enfrentamiento con la derrota, que vencer a nuestros defectos y debilidades.

No pierda demasiado tiempo en superficialidades.
Nunca deberíamos perder demasiado tiempo en pasatiempos inútiles, p.ej: acaloradas discusiones sobre temas banales que no conducen más que al enfrentamiento. Este consejo que parece pueril es masivamente relegado al cajón del olvido por millones y millones de personas.

Sea propenso a la acción y a asumir riesgos controlados.
Todo éxito implica un riesgo. La preparación y la reflexión allanan las dificultades. Debe aprender a correr riesgos calculados. A saber analizar el entorno, negociar las peligros e imponerse con sus recursos e inteligencia.

Sé lo que realmente quiera ser no lo que esperan de usted. Sólo usted, sólo tú eres la respuesta.
Aunque nunca uno vive solo para sí mismo, no puede tener como objetivo agradar a todo el mundo. A veces, para alcanzar nuestros sueños se impone el reto de enfrentarnos a seres queridos. La voluntad de cada persona es única. Debe escuchar todas las partes, pero en el fondo, debe ser usted lo que más desee. Otro proceder, a la larga, sólo le producirá frustraciones y nunca se sentirá satisfecho consigo mismo. Medite seriamente cuál debe ser su destino, su lugar en la sociedad. La reflexión interior debe hacerse siempre en soledad.

Trate a las personas como si fueran a morirse mañana.
Ello le permitirá ver preferiblemente sus aspectos positivos, reforzándolos.

Nunca crea en frases como “Yo soy así y nadie me va a cambiar.” o “Eres un inútil y no puedes lograrlo.”
Usted tiene un terrible potencial interior, si empieza usted mismo por ponerse limitaciones ni se va ayudar a sí mismo ni se va a dejar ayudar. Conózcase a sí mismo, sus defectos o virtudes, pero no haga caso a aquellos que desdeñan su poder sin apenas conocerle. La historia está lleno de discípulos que renegaron de las palabras de sus maestros y les avergonzaron con sus éxitos.

Control sobre nuestras pulsiones y vicios. Control del pensamiento. Control de nuestra vida. Conócete a ti mismo.
Sólo los grandes hombres (y mujeres) son capaces de autogobernarse con solvencia y ser dueños de sus pulsiones. Tales personas dirigirán su vida sin problemas y la dirigirán hacia donde deseen.
Uno de los grandes axiomas de todos los tiempos "Conocerse a sí mismo" implica conocer la naturaleza humana, el entorno que te rodea, advertir el poder que se nos ha concedido y saber disponerlo cuando creamos oportuno.

Se cosecha lo que se siembra. "Lo que no quieras para ti no lo quieras para los demás."
Máxima universal.

Tu felicidad no debe perjudicar la de tus semejantes, mas bien al contrario, deben contribuir a un éxito colectivo.
Máxima universal, al menos en esta filosofía que propongo.

Su felicidad no debe ser dependiente de un único sueño. Mentalidad de apertura.
Creer en una sola cosa permite concentrarse en un único objetivo, pero también se corre el riesgo de fracasar estrepitosamente si ese único estímulo vital se pierde. Tener intereses varios elimina este inconveniente.

Nunca, salvo casos extremos como la defensa propia, debe recurrir a la violencia,
La violencia es un recurso narcisista al que le gusta contemplarse en el espejo, y como buen narcisista su afán alimenticio no tiene límites: la violencia clama por más violencia. Rara vez soluciona conflictos salvo temporalmente y mayormente  genera otros de mayor gravedad o alimenta sentimientos negativos como el rencor o la venganza. El súmmum de la violencia aplicada es la guerra. El diálogo inteligente debería sustituir a la intimidación violenta o armada.

Ser ambicioso pero a la vez humilde.
Debe ambicionar cosas pero no convertirse en un ser vanidoso. Ni todos somos cien por cien culpables de nuestras derrotas ni ningún éxito ha sido logrado únicamente con el esfuerzo personal (sé muy bien de lo que hablo). Siempre existen más variables implicadas. A veces la fortuna de la vida nos coloca en una posición privilegiada. En general los individuos son tan egoístas que se atribuyen todos sus éxitos y culpan al contrario de sus derrotas.

Los detalles son importantes.
Los detalles son importantes. A veces se pierde una guerra, un puesto de trabajo o un partido por simples detalles.

La búsqueda de una Gran Felicidad no debe impedir disfrutar de las alegrías cotidianas.
Recuerde que la búsqueda de una gran felicidad puede hacerle perder la belleza de los momentos cotidianos supuestamente insignificantes. Todos los días deben ser motivos de felicidad.

Disfrute del momento presente.
Debe aprender a disfrutar del ahora, pero además ser lo suficientemente responsable para que su alegría actual no menoscabe su futuro. Viva el presente pero mantenga una parte de su mente ocupada en construir un futuro mejor.

Grandes estímulos. Mentalidad global y cosmopolita.
Los grandes estímulos generan ilusiones grandes. Tener un gran sueño puede llevarle a la cima. Pero recuerde que debe tener alternativas plausibles al gran sueño, no puede depender absolutamente en que este se va a cumplir. Corre el riesgo de un gran descalabro.

Considere “ser” antes que “tener”. Valore lo espiritual por encima de lo material.
Los postulados del "ser" (sentir) humanizan, el afán por el exceso de posesión de cosas materiales cosifica al individuo, lo vuelve más huraño, ansioso y sólo sacia apetitos pasajeros. Lo material devuelve al poseedor parte de su esencia inerte, mientras que valores como la amistad, la sensibilidad o la empatía engrandecen el corazón y permiten a la sociedad asentarse y evolucionar sobre sólidos pilares morales.






Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos