Mitos sobre salud. Artículos sobre salud.

Creado: 1/5/2012 | Modificado: 30/1/2013 1579 visitas | Ver todas Añadir comentario



Mitos sobre salud. Artículos sobre salud. Parte 2
 
Artículo 3

Texto:  http://www.vitadelia.com/alimentacion-y-nutricion/mitos-sobre-la-salud

Cinco primeros mitos sobre la salud a desterrar…

Aclaración: Para redactar estos mitos me he basado en lo pronunciado por dos especialistas en el tema: los doctores Wendy Repovich y Janet Peterson, que en la “11º Cumbre y Exposición Anual de Salud y Fitness” celebrada en Dallas, Estados Unidos, han disertado sobre este tema

 

 

1. Comer carbohidratos engorda
Reducir la cantidad de carbohidratos en la dieta si puede, efectivamente, traer aparejado en un corto a mediano plazo beneficios en lo que respecta a la pérdida de peso. Esto se produce como consecuencia de una reducción del agua en las reservas de carbohidratos de tu organismo. Pero, es necesario aclarar que consumirlos de manera adecuada no tendrá impacto negativo en el peso. Es más, por el contrario, tu cuerpo necesita de ellos –siempre en cantidades moderadas- para su funcionamiento, ya que son una fuente principal de energía.

2. Beber al menos ocho vasos (o copas) de agua por día

Todos perdemos agua con el mero hecho de respirar, transpirar o a través de nuestras necesidades fisiológicas, pero esto no equivale necesariamente a tener que beber sí o sí cerca de dos litros de agua por día. Es, en realidad, difícil calcular con exactitud cuánta agua se consume, ya sea la bebida directamente o la incorporada a través de los alimentos. De cualquier forma, una buena señal a considerar para saber si ingieres la cantidad de agua necesaria es observar tu orina: si posee una tonalidad amarillenta pálida, tienes buena hidratación, si, por el contrario, tiene un color más oscuro, deberías incrementar la cantidad de agua bebida por día.

3. Que los productos con compuestos integrales son siempre totalmente integrales
Hay veces en que algunos colorantes y aditivos que se les agrega a los alimentos los hace parecer integrales. Es recomendable leer las etiquetas para corroborar que éstos estén realmente elaborados con productos integrales. Dicho sea de paso, es bueno recordar lo importante que es consumir al menos 60 gramos de cereales y granos por día para evitar insuficiencias cardíacas, diabetes, entre otras enfermedades.

4. Consumir huevos aumenta el colesterol.
Este mito tiene su origen en el hecho de que la yema del huevo contiene una gran cantidad de colesterol, casi más que cualquier otro alimento. Sin embargo, no hay riesgo para la salud si los huevos son consumidos con moderación. Estudios científicos sugieren que comer un huevo por día no altera los niveles de colesterol malo en sangre y, además, han corroborado que el huevo es una fuente valiosa de nutrientes.

5. El alcohol es perjudicial.
Una vez más, la moderación es la cuestión. Por ejemplo, es sabido que una copa de vino tinto con las comidas no causa ningún daño. Además, contiene anticoagulantes y antioxidantes, por lo que, beber en pequeñas cantidades hasta puede ser considerado beneficioso.

 




Artículo 4


Texto: http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/salud/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-9003940.html

Pese al avance de la ciencia médica, mitos sobre salud siguen haciendo carrera entre las personas.
Algunos pasan de una generación a otra y acaban siendo parte del patrimonio personal y familiar. Con frecuencia, el personal de la salud tiene que lidiar con estas creencias, muchas de las cuales han sido desplazadas y desmentidas por los tratamientos y prácticas científicas.
 

Una de estas prácticas populares se presentó en medio de la alarma generada por la gripa pandémica.

Mientras los médicos insistían en que una forma de prevenir la diseminación del virus AH1N1 era abrir las ventanas para que entraran el aire y la luz del sol (lo que lo inactiva), la gente insistía en encerrarse para que "el frío y los virus no se metieran".

Para ésta, como para un sinnúmero de inquietudes en salud, la gente tiene una respuesta adquirida, que por lo general acaba siendo corregida y aumentada.


Estos son algunos de esos viejos y nuevos mitos.

1. "La saliva es un buen desinfectante"
En realidad esta contiene una sustancia denominada lisozima, que tiene un poder bactericida muy bajo, capaz de destruir gérmenes relativamente inofensivos. Esta creencia puede tener su origen en la imitación de la conducta de los animales, pero lo más probable es que la aplicación de saliva en las heridas favorezca el transporte de gérmenes más agresivos y así aumente el riesgo de infección.

2. "Los chicles tumban los dientes"
Este mito se relaciona con el hecho de que los azúcares de algunos chicles, que no se remueven con limpieza, pueden promover el crecimiento bacteriano y las caries. Cuando se acompaña de una buena higiene, masticar chicle, dicen estudios, podría aportar beneficios.

3. "Tomar mucha agua adelgaza"
No es cierto. Lo que está probado es que aumentar su consumo antes de cada comida genera una sensación de saciedad que conlleva a reducir la ingesta de alimentos. Las personas con males renales o cardiovasculares que la toman en exceso pueden sufrir desequilibrios peligrosos.

4. "Acostarse inmediatamente después de comer, engorda"
Lo que se sabe es que acostarse inmediatamente después de comer puede causar indigestión y, por consiguiente, alterar el sueño; no es cierto que cause un aumento de peso. Ahora, si realiza alguna actividad después de comer, esto facilita la digestión y pueden quemarse calorías.

5. "Mucho ejercicio puede ser mortal"
No en todos los casos: el ejercicio regular, en condiciones aeróbicas, es benéfico para la salud. La creencia surgió de un estudio que encontró que los atletas de alto rendimiento, con fibrosis cardiaca, pueden morir súbitamente a causa de la práctica continua de ejercicio en exceso.

6. "Los edulcorantes causan cáncer"
Tras analizar estudios según los cuales algunos sustitutos del azúcar eran peligrosos para la salud, la Aesa, autoridad europea en la materia, concluyó que no hay evidencia científica que los vincule con el cáncer. Lo ideal, por si acaso, es moderar el consumo.

7. "Las inyecciones son el tratamiento más rápido"
La vía de administración de cada tratamiento y medicamento es definida por sus características farmacológicas y la enfermedad. No es cierto que la acción de las inyecciones (venosas, subcutáneas o musculares) sea siempre la más rápida.
 




Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos