El acoso por la perfección

Creado: 15/11/2012 | Modificado: 14/11/2012 1171 visitas | Ver todas Añadir comentario



El acoso por la perfección
 
Texto: http://www.companiamedica.com/desarrollo_interior/el_acoso_por_la_perfeccion.html

Los últimos días se venía sintiendo asfixiada, con un enorme peso en su espalda por la vida de los demás; literalmente dando el ciento por uno no solo en su labor como esposa, madre, empresaria, hija, sino por esa "bendita obsesión" por lograr la perfección en todos los roles de su vida.
 

Si ese día su cabello no estaba como debía lucir apenas salía del salón de belleza, se estresaba. Si no podía ir a visitar ese día a sus padres, recoger a los niños, responder por su trabajo, se echaba a la pena. Si algo no salía bien en casa, se consideraba la peor esposa y madre del mundo. Además le robaba el sueño ese kilito de más que empezaba a acumularse en su cuerpo donde no debía. Sentía que en la oficina no empezaba a rendir como era y eso la hacía sentir la persona más mediocre del mundo.

Fue en ese momento cuando se sintió tan presionada por el mundo exterior, que se preguntó: "¿qué es lo que estoy buscando"? La respuesta evidente fue "la perfección".




Y aunque tenía claro que nadie podía lograrla, no entendía por qué seguía tan empecinada en conseguirla.
Siempre se había considerado una persona buena yen muchos roles de su vida, pero no sabía en qué momento todo se le había salido de las manos.

Ya nada la satisfacía, nada tenía los resultados que esperaba, nada estaba saliendo como usted quería.
Lo peor es que no se daba cuenta de que se había olvidado tanto de usted y se había vuelto esclava de su cuerpo y de la vida de los otros.

Por suerte llegó el momento

Una mañana cualquier usted se levantó y dijo "No más".
"Usted no era perfecta, era un humano como todos los demás y su labor era procurar que todo marchara muy bien, sin tener la responsabilidad de cambiar el mundo a su alrededor".
A partir de ese instante empezó a vivir de verdad, sin cargas, sin esos compromisos que nadie le había asignado y que usted había asumido por cuenta propia, sin miedos ni reproches por no haberlo logrado.

Fue en ese momento cuando reconoció que había caído en un "acoso por la perfección, que le estaba quitando las ganas de respirar.
Con ayuda de un experto pudo decir "no soy súper héroe", "no soy perfecta" y "lo que necesito es vivir mi vida intensamente.

“No hay problema en que usted quiera que todo marche bien en la mayoría de sus roles, pero otra cosa es que se auto exija y termine enfermándose y perdiendo el goce de la vida por eso”.


LA VOZ DEL EXPERTO
MIGUEL ÁNGEL Úsuga. Psicólogo

¿Cómo saber cuándo es el momento de ponerle límite a esa obsesión por ser perfectos?
Hay un aspecto clave y es cuando la situación empieza a generar malestar. Las asociaciones psiquiátricas reconocen que las características de personalidad empiezan a ser problema cuando generan malestar personal, social, familiar o laboral. Cando se empiezan a ver afectadas otras áreas podemos hablar de que hay un problema. Eso es muy diferente a si yo tengo una tendencia al perfeccionismo que me fluye y hace que las cosas me salgan bien. Cuando el perfeccionismo es excesivo, por lo general se afecta el rendimiento laboral. Las personas se quedan mucho en una sola tarea y no hacen otras, lo cual les genera deficiencias en su trabajo. Lo peor es que son ellos mismos quienes se autoimponen reglas inquebrantables".


JUAN GABRIEL SÁNCHEZ Psicólogo
¿Cómo saber cuándo es el momento de ponerle límite a esa obsesión por ser perfectos?

"Debe haber tiempo para todo, es como trabajar, trabajar y trabajar, eso no debe ser posible porque debe haber tiempo para el descanso, para la diversión, para el ocio. Cada cosa tiene su tiempo y su momento. Una persona que solo se dedica a una cosa tiene un problema por resolver.

Lo importante es entrar a revisar si los demás ya le están reclamando tiempo. Esa es una señal, así como escuchar frases en todos lados como "hace rato no lo veía, se había perdido", en el caso de un espacio de esparcimiento.
Los persas nos dan una lección muy sabia. A pesar de hacer esos tapetes tan hermosos siempre hay una imperfección en su tejido. Ellos lo hacen manifestando que el único perfecto es Dios y que ellos no pueden igualarse a él". Las personas deben tener claro que son seres humanos y no súper héroes.


PERFECCIÓN EN TODO


Existen personas que no solo se concentran en una esfera de sus vidas sino que quieren ser perfectas en todo. Ser las mejores estudiantes, las mejores profesionales, las mejores esposas, las mejores hijas, las mejores trabajadoras, las mejores madres. Y eso no es que esté mal, sino que lo convierten en una regla que se auto imponen. Eso los hace sentirse culpables cuando las cosas no salen como ellos esperaban. "Es una utopía, es Imposible ser bueno en todos los campos, una persona puede ser hábil para el trabajo y mala para el ocio, o viceversa. Lo mismo pasa con nuestras habilidades. Y eso es lo que pasa con los niños, ellos no pueden ser buenos en todo, pero algunos padres quieren que así sea", agregó Úsuga. De creer que usted podrá con todo, lo único que encontrará a cambio será frustración.

El psicólogo Juan Gabriel Sánchez, por su parte, explicó que "por lo general esas personas quieren solucionar las necesidades de los demás y no se dan cuenta de que todos necesitamos siempre un apoyo. Hay situaciones que se salen de las manos y se requieren ayudas adicionales". Por eso el profesional explica que es importante empezar a alivianar cargas. La mejor forma, según Sánchez, es "aprender a conocer nuestras propias limitaciones, saber que no podemos hacer todo por más que queramos".


QUIERE SER EL MEJOR HIJO


No hay nada mejor que usted viva y muera por sus padres, pero debe tener claro otros roles como su profesión, su vida emocional, sus hijos. Algunas personas se olvidan que tienen pareja por estar al tanto de todo lo que ocurre con sus progenitores. Se casan, organizan su hogar, pero no son capaces de priorizar y entender que comienzan un nuevo rol como esposos o padres. El psicólogo Miguel Ángel Úsuga explicó que "es importante tener claro ese cambio de roles, y no podemos decir que es fácil, eso toma tiempo y requiere ciertos requerimientos de adaptación, pues son circunstancias y personas nuevas en nuestra vida". Importante que sepa asumir uno a uno su rol, sin sentirse con toda la responsabilidad o carga.

MI IMAGEN REQUIERE TODO MI TIEMPO

En busca de una perfección física las personas pueden caer en enfermedades como la vigorexia (adicción al gimnasio), trastornos emocionales, alimenticios y obsesiones a las cirugías plásticas.

No habrá dinero que entre que no sea para visitar el centro de estética, para mantenerse en forma porque no puede ni subirse ni bajarse un kilo, o porque su cabello no está como hace quince días. Pero esto no es todo, su autoimagen se transformará tanto que nunca estará de acuerdo con nada que se haga. Detrás de ese tipo de adicciones no solo hay motivaciones sociales sino una preocupación excesiva por la parte visual que esconde una deficiente autoestima, de amor a sí misma, una autoimagen muy baja.

El psicólogo Juan Gabriel Sánchez explicó que "las personas que se preocupan demasiado por su figura son aquellas que descuidan terriblemente cosas importantes, incluso las relaciones afectivas".

EL MEDIO ME LO EXIGE

Esa es una de las respuestas que dan las personas que vive todo el tiempo en busca de la perfección. Si son modelos el medio les exige, si son ejecutivos la compañía les exige, si en su familia todos tienen 10 maestrías su entorno se los exige. El primer paso es desligarse de esas presiones. Recuerde que usted no tiene por qué seguir la corriente. Piense que de lo contrario toda mujer exitosa tendría anorexia o todo profesional exitoso estaría solo por la vida porque no tendría tiempo para consolidar una familia, tener una pareja o hijos. "Es pasar a cuestionarnos lo que queremos, si lo que hacemos día a día realmente es lo que queremos o si lo hacemos solo porque el medio lo exige. De vez en cuando es bueno hacerse esa pregunta", agregó Úsuga.


MI PRIORIDAD ES EL ESTUDIO, LO DEMÁS QUE ESPERE


Es posible que usted conozca a esas personas que se clavan a "comer libro", pues no viven sino por su estudio Y no es que este mal preocuparse por mejorar sus hojas de vida, por querer ser cada vez mas competentes. No terminan una especialización para pasar a la maestría y de esa a otra, mientras viven inundados de tesis.

El problema se evidencia cuando se descuidan aspectos personales y sociales. En el fondo es posible que estas personas estén obsesionadas por su estudio.

Frente al tema, el psicólogo Miguel Ángel Úsuga explico que "los seres humanos nos movemos en diferentes dimensiones, puede funcionar muy bien en una pero verse afectada la otra".

Úsuga explico que tarde o temprano las demás dimensiones personales le pasaran cuenta de cobro, sobre todo cuando la persona se sienta solo en momentos difíciles y haya descuidado su parte social y familiar. Por eso no privilegie un solo rol a costo de sacrificar otras áreas como su vida social. Una consecuencia evidente es la vida en pareja y familiar.



Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos