El fracaso de la escuela

Creado: 25/9/2012 | Modificado: 30/1/2013 1478 visitas | Ver todas Añadir comentario



El fracaso de la escuela.
 
Texto: http://www.elespectador.com/columna96610-el-fracaso-de-educacion

John Holt, profesor de la “Harvard Graduate School”, debe ser incluido en el movimiento de la crítica a la escuela, como institución educadora, tanto por la temática que aborda en sus artículos y ensayos, publicados durante la década de los sesenta.

Su opinión sobre la nueva escuela se resume en estas palabras: “El dejar que cada niño fuese el/la planificador/a, director/a y asesor/a de su propia educación; el de, con la inspiración y guía de personas de mayor experiencia y pericia, y con toda la ayuda que solicitara, permitirle y estimularle a que decida lo que quiere aprender, cuándo y cómo quiere aprenderlo y hasta qué punto lo está aprendiendo bien. Consistiría en transformar nuestras escuelas de lo que son actualmente, esto es, cárceles para niños , en una fuente de aprendizaje libre e independiente, que cualquier persona de la comunidad, de la edad que fuere, podría utilizar en la medida que quisiera”.
 


La educación, algo que cada uno ha de conseguir por sí mismo, es todo aquello que contribuye a aumentar la comprensión del mundo y la capacidad propia de desarrollo y placer, y a adquirir libertad, dignidad y valía personales en el contexto en que vive. La auténtica educación, supone para la persona:

- Mayor comprensión del mundo
- Mayor desarrollo de su propia personalidad.
- Posibilidad de encontrar un trabajo para poder abordar los problemas reales del mundo en que vive y servir a la causa de la Humanidad.

De acuerdo con estos objetivos, la escuela debería “transmitirles” a los niños las tradiciones y valores superiores de nuestra propia cultura, familiarizarse con su mundo entorno y preparados para el trabajo”..Las escuelas no realizan bien ninguna de estas funciones. Hay que convertir el aula en algo diferente, en “un lugar distinto”

En las aulas hay aún crueldad, aunque no se muestre por la violencia física; al menos con ésta el alumnado advertiría el daño y al causante del mismo, y procuraría, por tanto, defenderse o corregirse de algún modo:”pero los niños no pueden defenderse, ni lo hacen, contra la mayor parte del daño que se les infringe en las escuelas, porque desconocen lo que se les está haciendo o quienes lo hace, o porque, aunque lo conozcan, creen que se hacen personas afables por su propio bien”.

Y este mal se inicia con la actitud del alumnado, que ante la amenaza y al no bien interpretado respeto al saber y al maestro , aprenden que no valen para nada, que no son dignos de confianza, que sólo sirven para obedecer órdenes y que están expuestos, como una hoja blanca, a que otros “escriban” en él/ella y los moldeen “sin ninguna posibilidad de averiguar cómo son, y de desarrollar su personalidad cualquiera que ésta sea”, aceptando la evaluación que de él/ella hacen los adultos , y la crueldad llega hasta considerar estupidez e incapacidad de aprender lo que es inteligencia, vivacidad e ingeniosidad del alumnado.

Otro síntoma de la enfermedad de la escuela, es el sentido de competitividad o de lucha para alcanzar un mayor prestigio, no tanto por una mejor formación del alumnado cuanto por la buena fama de la Institución; las puntuaciones sobresalientes de los alumnos , sobre todo a nivel de estudios superiores y secundarios, son “rentables” para el centro de enseñanza en el aspecto académico y científico, en el prestigio social, en la influencia a nivel político y económico.
 


En la escuela actual el profesorado lleva siempre “la voz cantante”, es decir, “hablan demasiado”. Y lo hacen no sólo en la lección magistral, sino también en las discusiones suscitadas en la clase en torno a un tema determinado, dominando a todos los interlocutoros y diciendo siempre “la primera y última palabra”; es una escuela de monólogos, y de silencios: el alumnado se habitúa a “desconectar”, total o parcialmente, su atención a lo que el profesorado dice, hasta el punto que llegan a olvidar cómo volver a” conectarse” y prestar atención; cuando el profesorado no deja hablar, los escolares no pueden callar...”el auténtico aprendizaje se produce sólo cuando el/la que aprende desempeña un doble papel, cuando es al mismo tiempo alumno y profesor/a, actuante y crítico, oyente y hablante”.

Otro síntoma de la enfermedad de la escuela, es el sentido de competitividad o de lucha para alcanzar un mayor prestigio, no tanto por una mejor formación del alumnado cuanto por la buena fama de la Institución; las puntuaciones sobresalientes de los alumnos , sobre todo a nivel de estudios superiores y secundarios, son “rentables” para el centro de enseñanza en el aspecto académico y científico, en el prestigio social, en la influencia a nivel político y económico.

En la escuela actual el profesorado lleva siempre “la voz cantante”, es decir, “hablan demasiado”. Y lo hacen no sólo en la lección magistral, sino también en las discusiones suscitadas en la clase en torno a un tema determinado, dominando a todos los interlocutoros y diciendo siempre “la primera y última palabra”; es una escuela de monólogos, y de silencios: el alumnado se habitúa a “desconectar”, total o parcialmente, su atención a lo que el profesorado dice, hasta el punto que llegan a olvidar cómo volver a” conectarse” y prestar atención; cuando el profesorado no deja hablar, los escolares no pueden callar...”el auténtico aprendizaje se produce sólo cuando el/la que aprende desempeña un doble papel, cuando es al mismo tiempo alumno y profesor/a, actuante y crítico, oyente y hablante”.

El examen constituye otro factor negativo en el quehacer docente-discente. El examen favorece al alumno listo , “rápido” adivinador/a, astuto... Y deja en desventaja al que trabaja menos rápidamente o de forma más concienzuda. La experiencia demuestra que las buenas calificaciones no garantizan la mejor formación del alumnado; de ahí que uno de los mayores perjuicios que el sistema de exámenes puede acarrear a los niños es negarles “la posibilidad de juzgar la validez de su propio trabajo”.

Contribuye también al fracaso de la escuela actual, la asistencia obligatoria que exige al alumnado la permanencia tediosa entre cuatro paredes, que significan amenaza, represión, constreñimiento de límites, claustrofobia...sentimientos contra la libertad.

John Holt va denunciando en su análisis de la escuela, los graves defectos o excesos que la condenan como lugar y ocasión, propicios para la “des-educación” de los niños por vía de competitividad, de exámenes., de ordenamiento rígido, de monólogos magistrales, de aprendizaje repetitivo y mecánico. Todo ello mina los cimientos de la auténtica educación para atentar a los dos grandes principios del hacer escolar: la libertad y la comunicación.

La auténtica educación se mueve en las coordenadas de la individualidad personal y de la convivencia social: paz, lucha contra el racismo, el trabajo y el ocio, el cuidado del medio ambiente, la libertad.

El “quid” de la cuestión educativa es precisamente que el hombre y la mujer lleguen a ser y vivir en libertad por medio de la educación, Pero “ser libre” y “educarse para la libertad” no pueden ser simplemente “slogans”, cada día más repetidos, sino vivencias auténticas que se experimentan en todo momento, y de las que es consciente el propio sujeto; ”todo aquello que hagan a las personas sentirse menos libres, disminuye y amenaza la libertad”.




Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos